Disfunción eréctil, las cosas por su nombre

Así es, queridos lectores, esta semana vengo con uno de esos temas escabrosos de los que muchos no quieren hablar, como dice el título, “disfunción eréctil” no mas, y como decía mi gurú, “las cosas por su nombre”. Así que, a darle.

Sucede que le atribuimos al pene características de cetro mágico, varita, mástil y lo empoderamos de esa forma de cosas que no van con su función real (orinar y procrear esencialmente, placer de manera “adicional”). Pero ¿que sucede cuando falla? ¿cuantas veces hablamos de ello con las demás personas?.

Bueno pues la disfunción eréctil es una afección que afecta al 20% de los hombres entre 25 y 70 años, y la frecuencia aumenta con la edad, por lo que el número es considerable.

Así que si es un problema de salud presente y latente ¿que le hacemos?, bien, yo recomiendo que lo abordemos con todas sus consecuencias,  por lo que en esta ocasión me pongo en mi rol de profesional de la salud para de esa forma proporcionarles información al respecto y que, si sufren de tal problema dejen de padecerlo en silencio y acudan a los servicios que les recomendaré, a fin de tener una vida sexual sana y plena, misma que se vincula con la salud mental, mi área de pretendida especialidad.

El pene, en su anatomía mas básica, consta de dos pilares eréctiles denominados cuerpos cavernosos -encargados de producir la erección- y un conducto llamado uretra por donde sale la orina. En los periodos de excitación, estos pilares se llenan de sangre, el pene aumenta de tamaño y se vuelve rígido.

En los cuerpos cavernosos existen unas cavidades que se llaman sinusoides y en flaccidez están vacíos. Cuando se produce la erección, llega gran cantidad de sangre a los cuerpos cavernosos y estos sinusoides se relajan y almacenan la sangre. Una adecuada entrada y almacenamiento de sangre produce el aumento del tamaño y la rigidez del pene. Si la sangre no entra correctamente, o bien se escapa de los sinusoides, entonces se produce una dificultad para lograr y/o mantener la rigidez.

Entonces, podemos establecer que la disfunción eréctil puede deberse a causas orgánicas o por causas psicológicas, pero suele presentarse una combinación de ambos factores lo que resulta indudablemente agravante.

Dicho todo lo anterior nos ocuparemos ahora de mencionar que, dentro de los fallos de erección orgánicos se encuentran los siguientes:

a) Vascular 

Es muy común. Se produce cuando llega poca sangre al pene o no se retiene adecuadamente dentro de los cuerpos cavernosos, originándose un escape de sangre y un descenso brusco de la erección. Las causas más frecuentes de impotencia vascular son: diabetes, hipertensión, aumento del colesterol, tabaquismo, y enfermedades cardiovasculares. En estos pacientes con factores de riesgo cardiovascular, la disfunción eréctil puede ser el primer síntoma “centinela” de enfermedad cardiovascular que progresará con el tiempo.

 

b) Neurológica 

Cuando existen problemas en la transmisión de órdenes que el cerebro y la médula espinal envían al pene, a través de los nervios erectores, para que se produzca una erección. Producen este tipo de impotencia la diabetes, las enfermedades de la médula y las cirugías realizadas por cáncer de próstata, vejiga y recto (lesión de nervios erectores).

 

c) Hormonal 

Cuando el organismo produce menos hormona masculina (testosterona) de la que se necesita. Se denomina hipogonadismo.

 

d) Por medicamentos 

Muchos medicamentos que se usan para el tratamiento de enfermedades como la hipertensión o la depresión pueden afectar a la función eréctil.

 

e) Psicológica 

En estos casos el mecanismo peneano de la rigidez es normal, pero la erección se ve dificultada por problemas psicológicos que pueden deberse a ansiedad de ejecución (miedo a no conseguir una erección), problemas de pareja, depresión u otros problemas psicológicos. El estrés de cualquier tipo puede afectar al acto sexual.

 

De tal forma queda establecido así que la disfunción eréctil es en general un signo de una enfermedad vascular mayor, por lo que es necesaria su atención, y además de que esto afecta claramente el autoestima del varón con dicho problema.

Actualmente existen distintas opciones terapéuticas. El tratamiento debe ser personalizado y las soluciones son mejores cuando se conoce la causa y es posible actuar sobre ella. En hombres con disfunción eréctil de origen psicológico es fundamental un asesoramiento psicológico para hablar de la disfunción eréctil con él y con su pareja y ayudarles a superar el problema. Es muy importante tranquilizarlos y disminuir la tensión en la relación de pareja. Si existe una depresión o un problema psicológico acusado puede ser necesario un tratamiento psiquiátrico.

En los pacientes con disfunción eréctil hormonal, existe un déficit de testosterona y responden muy bien a un tratamiento sustitutivo de esta. Actualmente en pacientes con déficit de testosterona podemos administrar esta hormona en forma de gel o de inyección. En pacientes jóvenes con disfunción eréctil arterial usualmente se realiza un ultrasonido peneano enfocado a una microcirugía de revascularización.

En pacientes con factores de riesgo vascular (hipertensión, colesterol, tabaco, diabetes) deben corregirse estos factores para evitar que desarrollen una enfermedad cardiovascular grave (infarto de miocardio, arterioesclerosis, etc…). Existen diferentes tratamientos para pacientes con disfunción eréctil. Debe plantearse a cada paciente el tratamiento más apropiado a su problema, empezando inicialmente por los tratamientos más sencillos.

Recordemos que la vida sexual y el correcto funcionamiento de todos los sistemas de nuestro cuerpo nos ayudan a obtener un adecuado bienestar, que se traduce en un buen estado de salud, llevándonos a una vida plena y llena de satisfacciones, y que si se presenta algún tipo de problema que nosotros no podamos solucionar, siempre será mas sano reconocerlo y tener confianza con nosotros mismos y acudir a los servicios de salud, para recibir consejería y en caso de ameritarlo, tratamiento para solucionar dicha complicación.

Recordemos que un pene erecto no hace al hombre mas hombre, sin embargo es indicador de un buen funcionamiento general del cuerpo y que si hay problema, por lo general, hay solución. No se callen, el silencio nos mata, hay que alzar la voz.

Por ahora, eso es todo en el blog, ya saben que cualquier cosa que deseen pueden contactarme por este medio o por las siguientes redes sociales.

Clow Reed Dany en Facebook 

Via: EneHache/@nekoclownreed

Autor: crestrepo

Compartir esta publicación en
  • mastandrea

    Las mariconas impotentes quedaron mudas. jajajaja, estan llorando todas. Yo como uso el culo, ni me toca.

  • david rojas bórquez

    qué idiota eres, no usaría tu culo ni con un dedo

  • Yamato

    ¿DÓNDE ESTA EL PUNTO “LA CULPA ES TUYA QUE NO ME LA PONES DURA'”? POR QUE SEAMOS FRANCOS, A VECES CUANDO LOS ACTIVOS NO TIENEN ERECCIONES NOS CULPAN A LOS PASIVOS QUE NO SOMOS LO SUFICIENTEMENTE BUENOS PARA ACTIVAR ESA “MÁQUINA SEXUAL” CUANDO EN LA REALIDAD ELLOS SON LOS DEL PROBLEMA

  • Ashley Wolf

    Como activo que soy admito sufrir de estos inconvenientes, lo que sí, no me acecha en toda ocasión, pero igual es de lo peor.

  • Suerte que nunca he tenido ese problema…

  • Turning White

    Ajá, y los diabéticos como podemos hacer? Tenemos una enfermedad crónica que nos la caga de por vida… No aportaste nada con el informe, solo motivos, ninguna solución…

  • Mercuttio

    Yo creo que es un tema valido de discusión. A los 47 años me he visto en esa situación y fortuitamente hace un par de años me encontre con un amigo que distribuía “la pastilla” bajo la mesa y funcionó! No se si mis causas han sido psicologicas o fisiológicas pues a solas la cosa parece funcionar sin problemas, es frente al otro que la cosa tiende a fallar y la pastilla, de alguna manera me da la seguridad de que de una u otra menera podras resolver. Creo que estamos en los tiempos en que debemos abandonar la verguenza y buscar ayuda idónea, y si esa es la respuesta acercarnos al farmacologo por la medicación. Es primera vez que aporto en el foro, y no lo hago por aquellos que se salen por la tangente atacando a los que estamos en la misma situacion, pero a los compañeros que tienen la duda les digo: tranquilos, en la mayoria de los casos puede que haya remedio. Y si no… a variar el menu.

  • minerofeliz

    Buen tema, quien diga que no lo ha tenido es quién más lo sufre. En mi caso claro que lo he tenido, yo siendo activo 100% me he dado cuenta que con algunas personas no funciono, simplemente levanto el vuelo y aterrizo, por cuestiones la edad de la otra persona (yo no funciono con gente de más de 55 años y menos de 26 años), por cansancio mío (el estres te afecta en todo, hasta en el rendimiento sexual), el físico de la otra persona claro que influye y quién diga que no miente (cuestión de gustos, pero personas con obesidad generalmente no me excitan).

  • mastandrea

    Ni te lo daría tampoco. Soy felizmente casado hace un mes.

  • david rojas bórquez

    bien por ti, subnormal.

  • jota jota

    gracias por estos artículos que realmente nos ponen a reflexionar y a saber mas sobre nuestra sexualidad, espero que los sigan haciendo. Y con respecto al tema si lo he sufrido, pregunto, tengo 47 años, si en estos casos es recomendable utilizar la “pastillita”, espero sus comentarios, gracias

  • gabo il capo

    pero si vos cuidas tus niveles de glucosa, no deberías de tener problemas o no?

  • gabo il capo

    me parece que tenemos poca educación sexual, y en américa latina aunque seamos gay, tenemos una mentalidad machista, chicos no somos maquinas, y hay muchas razones tanto orgánicas como psicológicas para que sea normal que alguna vez no se te pare, y no tengas una enfermedad eréctil. Yo laburo muchas horas y aunque soy joven, llego muerto a casa, y si tendría que tener sexo, seguro no tendría la mejor performan, pero el mañanero es el mejor. jaja

  • plock

    Ni con dedo prestado

  • gayobsessed3

    yo tengo 38 y ya empiezo a tener algunos problemas de ereccion, en mi caso, por ejemplo, el uso del preservativo es algo que me afecta negativamente en mis erecciones, lo cual es un problema ahora que no tengo pareja estable, antes todo iba bien. Por eso, yo, que me considero versatil, prefiero tomar el rol de pasivo, en mis relaciones esporadicas, pues me supone menos responsabilidad. Con mi expareja sin embargo yo era el activo normalmente.

  • Yo como activo no siempre he podido ‘funcionar bien’ y creo que es normal. El estrés, la tristeza, las drogas, la culpa a veces (cuando crees que no debes), etc, hacen que baje la líbido o que no funciones.
    Y como activo me he encontrado con pasivos que no siempre pueden ‘funcionar bien’ por falta de higiene, porque comieron pesado, porque les duele algo o también por estrés y esas cosas. Y NUNCA me he reído de eso. Vamos, que con la edad uno se va acostumbrando y va quitándole asco a todo.

    Es extraño buscar sexo y amor entre ‘iguales’ y sin embargo tener conflictos más filosos que los que se tienen en parejas heterosexuales.
    Partiendo por eso de ser pasivo o activo no sólo como opción sino como un abanderamiento de quién sabe qué, y luego mofarse de los demás.

    Así nunca nadie va a creer que somos las personas normales que somos.

  • linky

    Tengo 46 años y tengo problemas de erección hace 4, mi situación es particularmente delicada ya que soy un hombre casado con una chica, con hijos, y gay oculto. Tuve una relación larga con un chico y por el miedo a tener los problemas de erección que tuve con mi mujer, empece a tomar Cialis. Me dio seguridad en mis relaciones, pero ahora me veo incapaz de tener relaciones sin la pastilla. Hablar de estas cosas ya ayuda un poco, y la gente en mi situación, que por razones sociales, o por las circunstancias de la vida seguimos ocultos, no podemos hablarlo con nadie, se que hay mucha gente en mi misma situación y me gustaría poder hablar entre nosotros. Saberse gay y no poder reconocerlo sin destrozar vidas es muy duro, si a eso se le añaden los problemas de erección te hace la vida muy difícil. Si alguien en mi situación vive por Madrid y quiere conocerme q se ponga en contacto conmigo.